Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia y sus problemas: Suspense en Tinduf!

De donde menos se piensa, saltará la liebre

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

¡La vergüenza! ¿Cómo se ha ‘liberado’ la cúpula del Polisario del orgullo y la dignidad saharauis o es que no son saharauis?

Cuenta un amigo argelino (del llamado comité de coordinación en los campamentos) que, desde hace años, Argel se ha enterado de la amenaza que representa el Polisario para él más que para nadie.

A raíz de lo cual, según mi amigo, las autoridades argelinas encargadas del “expediente de la RASD” toman todas y cada  una de las precauciones “en previsión de que salte la liebre de donde no se pensaba”.

Es decir: que, desde hace meses, el Polisario es un artículo figurativo, sus armas un chantaje, sus hombres, de paja y sus fanfarronadas, huecas. Total: El régimen argelino “lo mantiene hasta encontrar una solución mejor”.

Lo peor: mi amigo me cuenta que, conscientes de ello, los miembros de la cúpula del Polisario, se precipitan a “chivatear”

al mentor argelino lo que pasa en los “pasillos” y en algunos puntos “estratégicos” de Rabuni donde la presencia del padrino es prescindible.

Los que no aceptaron o fingieron no aceptar tan humillante inflexión en la actitud el mentor hacia el doméstico, se vieron “entrar a un armario del que no saldrán nunca”.

Para ¡mi amigo argelino, desde hace tiempo su país “no sabe qué hacer del Polisario y como rectificar el tiro con Marruecos”.

¿Debemos considerar que los días, semanas o meses del Polisario están contados?

¡Quién sabe!

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page