Cronica desde TindufFeatured

Argelia/Polisario Buscar territorio desesperadamente… Khalil R’Guibi

 

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis. 

Lo escribí hace semanas: Argelia tiene prisas y necesita urgentemente la localidad de Tindouf en la que tiene planes establecidos desde hace anos para la extracción del hierro  y otros minerales.
Para ello necesita echar al Polisario al que ha prometido “todo tipo de ayuda” incluida la militar (armas y apoyo logístico) para instalarse en otro lugar (de preferencia Guerguirat).
De donde el reciente test del subordinado Polisario en la zona de Mahbes (que junto a Farsia y Hauza constituye el triangulo más añorado por Argelia por ser la prolongación geológica de todos los yacimientos en territorios argelino y por tanto encierran mayores cantidades que los yacimientos-madres en territorio argelino).
De esta forma, la inteligencia argelina ha coordinado con Brahim Ghali y sus 4O ladrones una estrategia de provocación y de tests para determinar la voluntad de reacción de Marruecos.
En síntesis, el actual régimen argelino no tiene sentimientos ni con los propios argelinos con sus enormes riquezas en petróleo y gas, entre otros y son considerados como una potencia migratoria en pateras hacia destinos desconocidos, ni con los “indeseables” hospedes subsaharianos cuya suerte en Argelia todos conocemos y menos aun con Marruecos y sus saharauis incluidas las poblaciones de los campamentos de Tindouf que, a juzgar por el curso de acontecimientos en Argelia, a excepción de solidaridades de invernadero y de escaparate como el actual “congreso de pueblos resistentes” ( ¿Qué pueblos y qué resistencia) una farsa a medida tejida por los servicios secretos argelinos, a la población de los campamentos de Tindouf les esperan días de sudor y lagrimas… y es que confiar en el anquilosado régimen argelino es como tener una moneda falsa en el bolsillo.
 
 
 
 
 
 
 
 
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page