Cronica desde TindufFeatured

Argelia/Rif: ¿Otro Tinduf en Telemcen? Khalil R’Guibi

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

 El DRS, departamento de información y seguridad argelino (servicios secretos) despliega desde hace meses un gigantesco dispositivo de sus espías disfrazados de periodistas o de simples turistas en el Rif marroquí como los de su portavoz “Al Watan”  con sofisticado material de rodaje y de grabación para atizar la tensión en  el Rif, concretamente en Al Huceima.
En este sentido el régimen dilapida enormes fondos del contribuyente argelino de un tesoro casi agonizante con la esperanza de crear problemas a su vecino marroquí.
En los campamentos las llamadas aquí “historias argelinas” no las cree nadie. Los más insensatos saben que Marruecos tiene y tuvo siempre históricamente medios pacíficos y pacifistas para zanjar este tipo de divergencias sociales.
En algunas capitales europeas como Madrid el DRS ha desplegado inimaginables medios financieros para su quinta columna entre la prensa fácil a comprar como “El Imparcial”. La declaración del ministro español de exteriores sobre los acontecimientos del Rif han caído como un cubo de agua fría sobre los generales del DRS jefes de muchos periodistas en España.
En los campamentos el exquisito humor saharaui perfuma la realidad: “Igual crean otro Tinduf en Tlemcen” o “para nada les interesa el Sahara, han visto que no se puede colar por allí y se han dirigido al Rif”. Los comentarios del hombre medio en los campamentos derrochan ironía y parquedad.
Tampoco en esto Argelia, su DRS y su Watan van a tener éxito.
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page