CrónicasFeaturedLas Cosas lo que son

Ayudas y corrupción Por Dr. Mohamed Bouissef Rekab

Reflexiones

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Profesor/Analista

En el mundo hay múltiples campamentos de refugiados que se han tenido que crear para ayudar a los desplazados en hallar un refugio seguro que los afirme contra todo mal.

Con el fin de arropar a estas personas necesitadas, se creó ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados: en inglés UNHCR: United Nations High Commissioner for Refugees) en 1950, justo después de la Segunda Guerra mundial, por mandato de la Asamblea General de las Naciones Unidas: el objetivo es claro, se intenta construir un futuro digno de miles de personas forzadas a abandonar sus hogares.

A esta insigne institución se le ha concedido el Premio Nobel de la Paz en dos ocasiones: 1954 y 1981; también el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional en 1991.

Desgraciadamente, la ayuda internacional destinada a los campamentos de Tinduf se desvía y en lugar de ir a manos de los secuestrados en esos campamentos de la vergüenza, llegan a mercados de varios países, de entre ellos mercados argelinos.

A este respecto, un informe neutral de la Agencia de la Comisión Europea (OLAF), cuya misión es luchar contra el fraude, habla, hace ya más de una década, de los destinos que se le da a la ayuda destinada a los secuestrados saharauis en Tinduf: los mercados de Argelia, Mauritania o Malí.

Junto al fraude, va la picaresca. Los embalajes de la mercancía sustraída y donde aparece la palabra ECHO (Agencia de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea), se ponen a la venta tal cual; otras veces se cambia de envase y se distribuye y en los embalajes originarios se introducen productos de calidad inferior y se venden como los auténticos. Una auténtica chapuza que llega a saberse rápidamente, porque la gente no es tonta.

Responsables italianos señalan que el Polisario gestiona y se beneficia de numerosos fondos de la cooperación internacional, enriqueciéndose. Esos fondos están destinados a las personas secuestradas en los campamentos de Tinduf, cualquier otro destino es un robo.

Estos responsables italianos se basan en los estudios presentados por la Oficina Europea de la lucha contra el fraude que revela desvíos masivos de la ayuda humanitaria por el Polisario.

Una de las estrategias del Polisario para llevar a cabo este fraude es la presentación de la cantidad de personas que hay en esos campamentos. Declararon que había 155.000 personas a las que había que alimentar y cuidar; los responsables argelinos y del Polisario no permiten que los responsables del Alto comisionado puedan hacer un censo propio y poder definir la cantidad de ayuda a esas miles de personas que están viviendo bajo el yugo de Argelia y de sus mercenarios del Polisario.

El compromiso de nuestro país, como uno de las Estados pioneros de la acción humanitaria internacional, bajo las directivas de SM el Rey Mohamed VI es continuar con los esfuerzos de todos los países amantes de la paz para poder ayudar a los necesitados y Marruecos se integra en el abanico internacional de ayuda a los desplazados y a las comunidades vulnerables.

Cabe señalar que con el advenimiento del Corona Virus la vivencia de esas personas secuestradas en Tinduf se ha hecho mucho más difícil; las dificultades son mayores para las mujeres y los niños que tienen que permanecer confinados en estrechos espacios durante semanas.

Ante estas arbitrariedades, está la labor que ha realizado Marruecos en su Sahara; los esfuerzos en materia de desarrollo se reflejan en numerosos marcos socio económicos: la salud es mucho mejor, el urbanismo alcanza grados muy elevados de adelanto, en general las inversiones marroquíes en su Sahara son todas de alto nivel, ofreciendo de esta manera una vida digna a sus habitantes.

La Madre Patria está dispuesta a acoger a todos sus hijos que están siendo manipulados por esa jauría; con la sonrisa y el corazón abiertos para una vida alegre todos juntos.

 

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page