CrónicasFeatured

Bab Sebta: Una marcha que deja huella Por: Abdelmalek Mohamed

Testimonio

Sebta: infomarruecos.ma/conacentomarroquiblogspot

El último día del año también lo es para el máximo responsable de Aduanas Marroquíes para toda la zona de Tetuán y Bab Sebta: Ben Drís se jubila.

Hombre afable y comprometido con los buenos principios que deben regir en el desempeño de todo profesional dedicado a labores de aduanas. Impulsó un ciclo de buenas prácticas, luchando denodadamente contra todos aquellos que usaban la profesión para enriquecerse.

Ben Drís se va y deja una aduana sumida en un proceso de búsqueda de identidad, todo ello en un momento de máxima incertidumbre, sobre todo porque los últimos acontecimientos han dejado al descubierto un modelo de aduana que exige cambios para adaptarse a los nuevos tiempos.

Bab Sebta vive una transformación de enorme relevancia, ya no solo para quienes trabajan en ella, sino también para todos los vecinos de las zonas colindantes. Ciudades como Castillejos, Rincón, Martíl, Tetuán y Ceuta son poblaciones en las que repercute cualquier cambio que se produce en esa aduana, en la actualidad en un claro proceso de cambios que están marcando el devenir diario de cientos de miles de personas.

El cierre del paso del Tarajal 2 y las nuevas restricciones al trasiego de mercancías han acentuado la preocupación de todas esas personas que durante tantos años han vivido gracias al transporte de mercancía desde Ceuta para su venta en Marruecos. Los establecimientos dedicados a ofrecer productos llegados desde Ceuta contemplan impotentes cómo sus estanterías se vacían sin que exista posibilidad de reposición, todo ello porque las autoridades aduaneras marroquíes han impuesto nuevos métodos de control, impidiendo, con decomisos incluidos, todo paso de mercancías procedentes desde Ceuta.

Ben Drís siempre fue un amigo de Ceuta, aunque nunca tuvo afines a este lado, sobre todo porque siempre faltaron cualidades en todos aquellos que ocuparon esas asesorías de fronteras, muchas veces ejercidas con cierta dosis de altanería y con cierto desprecio hacia las más elementales formas de educación a la hora de tratar con altos funcionarios de carrera.

Ejercer la autoridad en Bab Sebta nunca fue fácil, pues se exige cierto arte y una enorme dosis de paciencia, pues son muchas horas y cualquiera puede ser buena para olvidar las directrices emitidas desde los centros de decisión.

En los últimos días varios agentes de aduanas han sido apartados de sus funciones por no cumplir debidamente con sus obligaciones. Unos por favorecer comportamientos desleales con la institución y otros por su actitud ante los ciudadanos que transitan a diario por la aduana, una forma más de contribuir a establecer nuevas pautas de comportamiento en una situación compleja y muy difícil de manejar por sus connotaciones y posibles consecuencias sociales.

Se podrá hablar mucho de las motivaciones de Marruecos sobre las nuevas restricciones en Bab Sebta, tantas como se quiera, todas ellas fuertes y legítimas en la medida que se quiera, pero desde que se introdujo el componente de la seguridad las cosas han cambiado de forma radical.

Entre los responsables marroquíes se ha afianzado la idea de que no existe control en Ceuta sobre lo que sale con destino Marruecos, lo que ha propiciado una enorme falta de confianza hacia la frontera ceutí.

Los responsables policiales mantienen una estrecha vigilancia sobre grupos establecidos en Castillejos y otros puntos cercanos ante la posibilidad de que tengan armas en su poder, una idea que ha ido cogiendo fuerza y que preocupa sobremanera a las autoridades.

No hay que ser un lince para ver cómo agentes de policía de paisano se mantienen cerca de los puestos establecidos por los aduaneros para restringir el paso de mercancías. La presencia de estas personas indica claramente que la cuestión de la seguridad ha llegado hasta la cancela y que no es para cuestiones rutinarias de identificación de identidad. Que la cosa va en serio nadie lo duda.

La marcha de Ben Drís supone el fin de un modelo comprometido con las buenas prácticas, una forma peculiar de entender y administrar una aduana sin límites en su complejidad, ya que a diferencia de Tánger Med y otras, todas ellas con lindes y protocolos claramente definidos, la de Bab Sebta implica armonizar lo legal con lo no permitido, lo que favorece todo un mar de interpretaciones y que desdibuja cualquier procedimiento establecido.

El muro que levantaron entre Ceuta y Marruecos quienes han ido ocupando la Delegación del Gobierno y los muchos años de Vivas no es menor que el que promueve Vox.  Los muros mentales son mucho más fuertes e inexpugnables que los físicos.

Ceuta pierde con la marcha de Ben Drís, tal como pierden todas las personas de bien, aunque sí que hay alguien que ganará y con todo merecimiento: sus hijos, en especial su mujer, Hind.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page