América LatinaCrónicasFeatured

Biden y su política anti pandemia COVID 19 Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente TEW – Chile

Tribuna infomarruecos.ma

 

Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente – Chile

La mayor prioridad del presidente Biden de EE.UU. será sortear los obstáculos dejados por Trump para combatir la pandemia del COVID19; pero, seguramente, que con su experiencia política logrará salir adelante

Meredith Wadman citada en Sciencie  dice que Joe Biden, el recién electo presidente de los Estados Unidos de América (EE.UU.) a semanas  e distancia de la inauguración de su mandato enfrenta una agonizante espera para sus planes de atacar la pandemia del COVID19 y que muchos observadores piensan y temen que la crisis podría empeorar mucho antes de que Biden preste juramento como nuevo mandatario y pueda comenzar a ejecutar sus planes,            recordando que en el país hay más de 10,5 millones de casos con 242 mil muertos por contagio.

Biden, quien tiene una enorme experiencia política, acaba de nombrar a 13 científicos y especialistas en salud pública para un Consejo Asesor de COVID-19. que “ayudará a dar forma a mi enfoque para manejar el aumento de infecciones reportadas; garantizar que las vacunas sean seguras, eficaces y se distribuyan de manera eficiente, equitativa y gratuita; y proteger a las poblaciones en riesgo ”, aseguró el presidente electo en un comunicado.

El Consejo Asesor designado por Biden, podría abordar ese y otros temas. Está dirigido por Marcella Nunez-Smith, internista e investigadora de equidad en salud en la Facultad de Medicina de Yale; el ex Cirujano General de la administración Obama Vivek Murthy; y David Kessler, quien dirigió la Administración de Alimentos y Medicamentos durante las administraciones de George H. W. Bush y Bill Clinton. También incluye a Rick Bright, un inmunólogo destituido esta primavera de su trabajo como director de la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado del Departamento de Salud y Servicios Humanos después de que, dice, presionó para una investigación rigurosa de la hidroxicloroquina, un medicamento ineficaz que Trump había promocionado. COVID-19, y del cual sospechosamente parecía que tenía intereses económicos.

El nuevo documento de Biden presionará a todos los gobernadores estatales para que implementen un mandato de mascarillas y proporcionará $ 25 mil millones en fondos federales para fabricar, distribuir y administrar una vacuna o vacunas que serían gratuitas.  Estas ofertas de Biden se produjeron a solo 48 horas de ser anunciado su triunfo en las urnas por las Redes de TV y Sociales y a medida que el recuento de casos de COVID-19 en EE. UU. Aumentó en más de 1 millón en solo 10 días.

La importancia que Biden está dando al control del COVID 19 que ha matado a más de 242.000 personas en los Estados Unidos, es primordial, prometiendo una respuesta federal mucho más contundente que la entregada por el presidente Donald Trump, quien ha dejado las medidas de mitigación y control  de la pandemia a los Estados, en un sistema de “sálvese si puede”.

Respecto al control de la pandemia Biden ha dicho que quiere:

1.- levantar un cuerpo de rastreo de contactos de 100.000 personas;

2.- aumentar las pruebas en « órdenes de magnitud », en parte duplicando el número de sitios de prueba de vehículos;

3.- utilizar todo el poder de la Ley de Producción de Defensa (DPA) para reponer las existencias agotadas de equipo de protección personal;

4.- establecer un grupo de trabajo para monitorear las disparidades raciales y étnicas en la respuesta;

5.- proporcionar fondos para ayudar a los gobiernos estatales y locales, así como a las empresas, a hacer frente a la pandemia; y

6.- pedir al Congreso que proporcione ayuda financiera a las escuelas.

Después de su juramento como nuevo presidente de la nación,  el 20 de enero de 2021, Biden podrá realizar rápidamente algunos de estos planes a través de la acción ejecutiva. Pero, algunos requerirán que el Congreso apruebe nuevos fondos o cambios en la legislación.  Pero, si los republicanos logran mantener el control del Senado, la aprobación podría llevar tiempo pues habrá segunda vuelta en dos Estados por empate entre demócratas y republicanos, programadas para principios de enero.

Biden puede amplificar los mensajes consistentes y basados ​​en la ciencia sobre la mejor manera de combatir la pandemia, los cuales han sido caóticos y contradictorios bajo Trump. « El problema principal es la necesidad de reconstruir la confianza » en las respuestas basadas en la evidencia al COVID-19, como el valor de usar máscaras, dice Tom Frieden, presidente y director ejecutivo de Resolve to Save Lives, quien dirigió los Centros para el Control de Enfermedades y Prevención (CDC) bajo el ex presidente Barack Obama. “La cohesión social es fundamental para el control de las enfermedades infecciosas”.

Para Meredith Wadman lograr tal cohesión no será muy fácil debido a las grandes y profundas divisiones ideológicas del país, y las señales de una creciente desconfianza pública hacia las vacunas, no solo del  COVID-19 existentes. Las encuestas del Pew Research Center, por ejemplo, encontraron que el número de estadounidenses que dicen estar dispuestos a recibir una vacuna cayó del 72% en mayo al 51% en septiembre. Por esto y otros problemas más, además de los políticos revertir la pandemia “va a ser difícil. Va a ser lento « , dice Eric Toner, médico de emergencias y experto en preparación para pandemias en el Centro de Seguridad Sanitaria de la Universidad Johns Hopkins.

Nahid Bhadelia, una médico de enfermedades infecciosas que es director médico de la unidad de patógenos especiales en el Boston Medical Center afirmó que  « Biden tiene un desafío más grande que cualquier otro país del mundo. Bhadelia está por el espectro de hospitales abrumados y decenas de miles de muertes en las semanas previas a la inauguración de Biden. Y,  predice « un gran aumento en la necesidad de… todo, desde equipo de protección personal hasta trabajadores de la salud y medicamentos ».

Una vez en el cargo, Biden ha prometido reunir la respuesta necesaria, incluso mediante el uso de la DPA (Drug Policy Alliance) federal para exigir a las empresas que fabriquen los suministros necesarios. « El problema es que necesitamos todas esas cosas ahora », dice Bhadelia. El problema con Trump es que ni siquiera las mascarillas de fabrican en EE.UU. Los asesores de Biden ya han concluido que no se puede imponer un mandato de mascarillas en el ámbito nacional. Pero, si creen que  la Casa Blanca puede exigir el uso de ellas en propiedad federal y durante el transporte interestatal.

Ahora bien, para ganar la aceptación de medidas como las mascarillas, que son tan impopulares en EE.UU. politizadas por Trump,  Biden necesitará iniciar  una calma de las aguas y comenzar a poner a la gente en el mismo contexto, según planteó Andy Slavitt, director de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid durante la administración de Obama, en una  Presentación en la Universidad de California, Por otra parte, la larga y gran trayectoria de Biden de trabajar con oponentes políticos sin duda será de gran ayuda. Si puede usar esas habilidades interpersonales con los gobernadores, puede hacer un buen progreso, « No funcionará con todos, pero no queremos dejar que lo perfecto sea enemigo de lo bueno » dijo Eric Toner.

[email protected]

.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page