Cronica desde TindufFeatured

Brahim Ghali: Razones de un pinchazo

La guerra y paz de Ghali

 

 

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar .

No pocos (engtre ellos, servidor) se preguntan o se preguntaban sobre la “marimorena” de las declaraciones de Brahim Ghali. Hoy la guerra, mañana la paz. Ayer esto, hoy aquello.

Hoy, después de descubrirlo, les voy a indicar la razón:

De fuente habitualmente muy bien informada, habida cuenta de los múltiples, continuos y aparentemente crónicos reveses de la banda, algunos caciques listillos del entorno de Ghali, aprovechando que el nombre sea semi-analfabeto le aconsejaron anunciar una “eminente guerra contra Marruecos”.

Al día siguiente de su desliz, el “presidente” regresó a Tinduf con las orejas agachadas para volver dos días después a Bloumerdes a la universidad” de “paz” donde pronunció sus barbaridades.

¿Qué sucedió? Al enterarse de sus declaraciones bélicas, sus mentores o lo que queda de ellos le tiraron la oreja. “¿Desde cuándo decides sin consulta previa?”. Ghali comprendió su metedura de pata cuando le dieron un ultimátum para “solucionar” su pinchazo.

O esto o te entregamos a la justicia internacional que te reclama.

Un espantapájaros sin pájaros.

Paradoja: Nadie co noche el paradero del consejero listillo.

Show More

Related Articles

Close
Close