América LatinaCrónicasFeaturedVela en la obscuridad

BREVES APUNTES FILOSÓFICOS SOBRE LA HISTORIA Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente – Chile

Tribuna de infomarruecos.ma

A mediados de los 1800 la idea de raza era muy nueva; el término que más se usaba era el de linaje a personas que descendían del judaísmo, árabes y africanos en general. A los latinoamericanos se les decía criollos. Bumenbach y Cuvier crearon la antropología, para comprender los orígenes de estas categorías esencialmente  fisiológicas y decidir si las razas eran especies diferenciadas o solo variaciones sobre el mismo tipo humano.

Pronto los europeos comenzaron a usar estas terminologías, en especial razas, para explicar las diferencias culturales. Para los europeos si alguien pertenecía a una u otra raza significaba la adquisición de rasgos morales y mentales diferentes. Es así como “la civilización la marcha que conducía de la barbarie a la moderna sociedad civil, ahora parecía adquirir una nueva base empírica: la raza.”(Arthur Herman, “La idea de decadencia en la historia occidental”, Edit. Andrés Bello, 1997, p.65).

Estas ideas, lamentablemente contribuyeron a que el oscurantismo político racial se hiciera presente en muchas naciones; muchas de ellas olvidaron, como en América Latina y del Norte quienes eran los verdaderos dueños de la tierra y del país en que habitaban, de esta manera en Estados Unidos y Canadá se destruyeron casi totalmente la poblaciones indígenas con verdaderas masacres: desaparecieron gran parte de ellos en Norteamérica: los sioux, cheyenes,  cherokees, comanches, cuervos, y otros; en Sudamérica los atacama, mapuche, incas, aymaras, guaraníes, charrúas, diaguitas, y cuanta etnia se le atravesó por delante a los españoles y portugueses, aunque estos terminaron con crear una nueva raza: los mestizos. En África con el colonialismo europeo sucedió algo similar con la diferencia de que los africanos no pudieron ser exterminados.

Muchos europeos blancos aún se creen superiores  “a los negroides” y “orientales” y creen disfrutar de una mayor  armonía de energía física, inteligencia y escrúpulos morales. Sus descendientes en Estados Unidos, seguidores del ex presidente Trump, sin embargo, demostraron todo lo contrario y se comportaron y siguen haciéndolo como los “arios” de Hitler raza inventada por el Conde de Gobineau quien fue diplomático francés en Persia. Este diplomático fue autor de “Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas”.

Su libro produce tanta tristeza como “Mi Lucha” de Hitler, pues no es otra cosa que un triste libro, de triste contenido y de tristes consecuencias. Fue un nuevo intento de interpretar la historia universal, cuya novedad se basaba en algo muy antiguo: caracterizar a los individuos por el grupo humano al que pertenecen. Nuestras civilizaciones pueden ser consideradas como las islas provisorias, las cuales emergen de las profundidades marítimas para desaparecer al poco tiempo o como los lagos que emergen en el sur de Chile y luego desaparecen. ¿Tienen las civilizaciones un triste final?

Las grandes pandemias han producido algunos cambios en la humanidad pero no como el de la actual pandemia provocada por el COVID-19. Hay cambios en las formas de poder impulsados por las grandes protestas populares. Esta pandemia ha creado más muertes que las guerras locales y se espera que continúe por al menos otros año pues la humanidad no será capaz de recibir todas la vacunas requeridas. Al cambiar las fuerzas de Poder estos, según Nietzche, “están más allá del bien y del mal”.

La ultra izquierda quiere renacer de sus cenizas. Se aferran a las ayudas de Argelia, Corea del Norte, Nicaragua entre otros, sin dejar de lado a la alicaída Cuba que ya no es lo mismo sin los Castro. En Chile, por ejemplo, tratan de destruir al gobierno de Sebastián Piñera quien ha dado una muestra fehaciente de efectividad en el combate de la Pandemia con más de 3 millones de vacunados en pocos días. Los comunistas le crean problemas en la zona sur del país con seguidos actos de terrorismo. Argelia hace lo mismo contra Marruecos movilizando a algunos truhanes en el borde de ese país con Mauritania.

Para algunos el retorno a la naturaleza era el retorno a la pobreza y la desesperanza; en el Siglo XXI luchamos por retornar a la naturaleza luchando contra quienes han destruido flora y fauna y porque ella es la verdadera prosperidad del ser humano. Para hacer historia, para escribirla, hay que considerar más de tres factores: democracia, solidaridad, respeto, y justicia social.

Como decía Nietzche el antídoto en contra de los males del hombre es la “redención”: filósofos, artistas y escritores y yo agregaría líderes políticos como Mohamed VI de Marruecos y Sebastián Piñera de Chile.  “Individuos selectos…que están equipados para obras grandes y duraderas”. Los individuos que enumeraba Nietzsche están perfectamente capacidades para producir una auténtica cultura en donde estén para mejorar el estándar de vida de sus congéneres.

  1. Scott Fitzgerald decía, con mucha aprehensión que “la civilización se está desmoronando” refiriéndose a como en la sociedad blanda mundial cundía el pánico por la emergencia de las razas de África, Asia y Latinoamérica, que dominarían el mundo. Esto hasta ahora no ha sido así pero, hay que considerar varios factores emergentes. ¿Se olvidaron los ultras blancos de Trump que las razas de África y Asia realmente crearon la historia? La Pandemia del coronavirus está enseñando algo importante: la historia no la hacen los “fuertes” la hacen los más lúcidos.

El historiador económico Daron Acemoğlu dice « América Latina es desigual debido a su historia, una sociedad creada por un pequeño grupo de élites coloniales para explotar a la gran mayoría de las personas » y se olvidó decir  que África fue objeto del mismo mal, con raras excepciones. Los chinos a pesar de los ingleses y del opio lograron mantener su cultura casi intacta. En la actualidad existen muchos “pensadores” que creen en la desaparición de la humanidad en poco tiempo. Ellos son los negacionistas y los individuos que aún creen en la división racial sin pensar que el humano no es otra cosa que humano y por lo tanto se perfecciona así mismo.

E-mail:[email protected]

Afficher plus

Articles similaires

Uno Comentario

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page