América LatinaCrónicasFeatured

BREVES APUNTES FILOSÓFICOS SOBRE LA HISTORIA (Parte 3) Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente – Chile

Tribuna de infomarruecos.ma

 

La historia la hace la gente

Aunque muchos lo nieguen la historia y el cambio social van de la mano. La pregunta que debemos haceros es ¿quién lleva a quién?  La cuestión es, sin duda,  sobre la permanencia y profundidad del cambio. En Il Gatopardo de Lampedusa, podemos apreciar que Tancredi (personaje principal de la novela)  formula una tesis conservadora pero, audaz al mismo tiempo. (Por no decir revolucionaria). Allí se toma la idea de Garibaldi, quien en 1851 estuvo en Chile proclamando sus ideas republicanas entre los italianos residentes quien manifestó “que si queremos que todo  siga como está, es preciso que todo cambie”. Lo cual fue usado por Lampedusa.

Lo anterior nos lleva a preguntarnos  ¿qué es lo que cambia en el cambio? Por ejemplo, Napoleón Bonaparte en 1799 da un Golpe de Estado poniendo fin al Directorio; en 1851 Luis Bonaparte, hermano de Napoleón da un Golpe de Estado iniciando lo que se llamaría el Segundo Imperio, lo cual amenazó nuevamente a la República francesa en su integridad, Los 50 años que separan estos hechos de los hermanos Bonaparte, sin embargo, no pasarán en vano, “cambiando la carga significativa de las instituciones  actores sociales concernidos”, de acuerdo a la opinión del profesor chileno Carlos Eduardo González Guzmán.

Nietzsche es parte de nuestra filosofía occidental, tal como lo son Marx, Engels y Freud quienes analizaron de distintas maneras pero concluyendo casi lo mismo sobre las ilusiones, esperanzas y pretensiones de los políticos que quisieron cambiar la historia, en especial la historia de la República, en cuanto a las posibilidades, de estos,  de alcanzar el progreso, la paz y el bienestar colectivo para emancipar a la humanidad.

Marx, así como lo hacen sus seguidores hasta hoy, emprende en contra de las ideas de un Estado Nacional y Freud contra la idea de “una conciencia todopoderosa” minada y determinada por otras fuerzas” por otro sujeto” a saber la pulsión y el inconsciente; mientras Nietzsche cree que la llamada modernidad (como se consideran los cambios de aquella época desde el punto de vista histórico), solo desde un sentido puramente filosófico  diciendo que el modernismo consiste en “desdivinizar a la naturaleza”. Para él la racionalidad no tiene efecto al tratar de sustituir a Dios por la Ciencia, como lo hacen Marx, Engel y Freud, entre otros.

Quienes nos permitimos adentrarnos en la historia, tenemos un cúmulo de libros, artículos, folletos, revistas, ensayos, etcétera que nos hacen razonar, pensar y lograr entender el por qué la historia va amarrada a los cambios sociales, pero debemos considerar que muchos de estos trabajos hablan en pretérito y anticuado en más de algún aspecto. La historia, no es cierto que la escriban los vencedores, como muchos dicen. La escriben los pueblos generalmente doblegados pero participantes con carne y sangre de los cambios producidos.

Debemos preguntarnos los cambios sociales que se están produciendo en la actualidad, en la gran mayoría de los pueblos, se debe fundamentalmente al despertar popular por miedo a la muerte provocada por una pandemia o a que la pandemia nos ha hecho pensar más allá de la necesidad de los bienes, de la posesión de cosas y otras yerbas. ¿Las emigraciones producidas, en todos los países y continentes ¿son parte del cambio social y por lo tanto de la historia?

Por otra parte, debemos considerar las transiciones históricas y sociales como algo inherente a los seres humanos que pasamos del modernismo  a lo que hoy llamamos posmodernismo en solo un par de siglos. La condición posmoderna nos muestra un análisis de la realidad de la cultura actual (culturas) como expresión de análisis de progreso, aunque para llegar a ello se debió derribar varios mitos como el fascismo, nazismo, comunismo y otros ismos que frenaron los avances de la humanidad. Los avances como el desarrollo económico de las sociedades posindustriales, hacen que en el ámbito de la cultura se gesten nuevos paradigmas en donde caben todas las grandes concepciones o cosmovisiones por las cuales el ser humano ha vivido.

Para la cultura occidental, y en especial la Latina, es muy importante, desde el punto de vista histórico, considerar la importancia del Mar Mediterráneo que es, sin duda, un excelente reflejo de la historia  pues en sus costas y aguas  se produjo gran parte de la historia de las naciones ya que  sus aguas han sido una vía de comunicación  de personas y cultura. Los ibéricos y franceses, entre otros no hubieran avanzado  sin los nueve siglos de dominación y predominio cultural árabe.

Los árabes nos legaron la ciencia, parte del idioma y en general la cultura que poseemos en la actualidad como iberoamericanos y como parte de la europeidad actual. Ellos, por ejemplo, crearon la primera universidad del mundo (como la concebimos en la actualidad) y, su creación se debió a una mujer. Allí nos entregaron la medicina moderna, y las matemáticas, las cuales fueron legadas, también, de los pensadores griegos, artes que conocemos hasta nuestros días.

La historia  comienza su periplo de madurez y esta comienza a construir en lugar de ser una mera información cívico-militar entregada por vencedores, quienes narraban supuestos hechos a su arbitrio. La historia actualmente nos presenta muchas caras y significados pues ella es personajes, lugares, fechas, circunstancias, hechos, etcétera, de la cual se nutre, sean estas circunstancias y hechos políticos, sociales, económicos o culturales (entendiendo cultura como artes), todo lo cual  se integra en un sentido, interpretación o significado para que sea historia.

El hecho de que interpretemos la historia en forma científica, nos lleva a tener una visión del tiempo con una concepción del mundo que nos empuja a predecir  un posible futuro, lo cual implica desarrollo, progreso, nuevos valores, etcétera, lo cual no solo es teoría sino que Filosofía de la Historia, pues el fin de los grandes y estrambóticos relatos, de los grandes relatos, debe ser sustentado por el posmodernismo que también basa sus concepciones en el pluralismo de las sociedades contemporáneas y no en el pensamiento único que propicia el marxismo contemporáneo.

E-mail: [email protected]

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page