Buenos días Marruecos  El adulterio “ideológico” Polisario/ separatistas españoles  Said Jedidi

0
Said Jedidi es Embajador de la Paz por el Circulo Universal de embajadores de la paz y presidente nacional de la Union mundial de escritores en espanol

 En España, aunque no se atrevan a reconocerlo odian de manera “equitativa” tanto al Polisario como a los marroquíes. Entre ellos, nos llaman a todos “moros”.

 Se preguntaran ustedes o por lo menos los que no lo saben ¿Por qué tanta “solidaridad” en España con una banda calificada por muchas organizaciones y organismos internacionales de “terrorista”?
En España, la “popularidad” del Polisario vegeta, sobre todo, entre los separatistas vascos, catalanes, canarios o hasta andalucistas radicales. E incluso aquí, ni se debe a afinidades en las “causas” ni a semejantes de las intenciones. La razón, a la vez, sencilla e irracional, estriba en la posición de Marruecos que siempre ha considerado al separatismo como uno e indivisible. O sea: que no puede haber separatistas buenos y otros malos. De modo que, contrariamente a Argelia que los acogía, acariciaba, ayudaba, manipulaba y asesinaba tras lograr sui fin de España, marruecos nunca aceptó en su territorio a terroristas de ETA, GRAPO, MPAIAC u otros. Más aun, siempre ha entendido que era su deber moral y político combatir esta lacra, en el marco de una cooperación bilateral con España a falta de la voluntad política para ello del régimen argelino.
De esta manera la “solidaridad” con el Polisario en España constituye una reacción de estos separatistas para con la firmeza de Marruecos y su inquebrantable postura contra el separatismo… todos los separatismos.
En síntesis debido a su estratégica posición geográfico a dos dedos de España, rozando Sebta y Melilia, Marruecos era vital en tanto que fortaleza de refugio y base de ataques contra intereses españoles, pero sus gobernantes nunca sintieron ninguna tentación por el amalgama y por el doble juego como los argelinos.
Por ello, los marroquíes pagamos con parte de españoles.