Buenos días Marruecos Gdim Izik: reconstituir el escenario del horrible crimen Video

0

Lunes 26 de diciembre del 2016. Hoy, aquí en Marruecos y en todo el mundo hubiera debido ser un día normal… ordinario, como transcurren miles y millones, pero los que nos odian sin conocernos siquiera, los mosqueteros de la solidaridad de pandereta e incluso de la impostura deliberada tratan de hacer de un delito de derecho común, a pesar de su extrema atrocidad, una cuestión de principios de invernadero y de ajustes de cuentas políticas.

¡Qué les vamos a hacer! La verdad y la contra-verdad. El derecho y la injusticia. Los principios y los simulacros de ética. Al final aceptamos el desafío. Acabarán por comprender que este país es mayor y vacunado

En todo caso hoy comienza ante el tribunal de apelación de Rabat, el juicio en apelación de Gdim Izik. Las familias de las 11 víctimas van a poder, por fin, hacer gala de sus derechos y, también, y sobre todo de su dolor y de su luto. Ellos no cuentan para los que llevan mantos de Derechos humanos e intenciones totalitarias.

Lo indicamos ayer y no nos cansamos de repetirlo para que las cosas sigan enmarcándose en su verdadero contexto: La reapertura de este juicio interviene tras la decisión del tribunal de casación, el pasado días 27 de julio que había invalidado el juicio del Tribunal permanente de las FAR del 17 de febrero del 2013 que condenó a 25 personas implicadas en el asesinato de 11 elementos de la fuerza pública no armados y la profanación de sus restos mortales.

Recordémoslo de nuevo ya que el recuerdo beneficia a los creyentes:

El reenvío de este asunto ante el tribunal de apelación de Rabat intervino a raíz de la entrada en vigor, el primero de julio del 2015 de la nueva ley sobre la justicia militar que permitió revisar las competencias de este tribunal y poner fin a las diligencias de los civiles ante una jurisdicción militar.

Recomendada por el CNDH, esta reforma que se enmarca en un proceso evolutivo, llevado a cabo desde los años 90, tiende a armonizar la legislación nacional con las disposiciones de la nueva Constitución del 2011 y los compromisos de Marruecos conforme a los principios y normas internacionales en vigor.

El reenvío de este asunto ante una jurisdicción civil es un reivindicación de las familias de las victimas para hacer prevalecer sus derechos, constituyéndose parte civil.

La reapertura de este juicio constituye igualmente una oportunidad para restablecer la verdad respecto a las alegaciones de tortura y de malos tratos alegados por los acusados para intentar poner en tela de juicio la sentencia del tribunal permanente de las FAR a pesar de que todas las condiciones de un juicio equitativo fueron garantizadas (publicidad de las audiencias, presencia de observadores internacionales, de representantes de las ONGS nacionales e internacionales y del CNDH, garantizas acordadas a la defensa etc.).

Reconstituyamos el escenario del crimen:

El 8 de noviembre del 2010, las autoridades intervinieron para desmantelar aquél improvisado e ilegal campamento cerca de Layun.

Un grupúsculo separatista se había violentamente opuesto a aquella operación, usando, de manera barbará, armas blancas contra los elementos de la fuerza pública y mutilando y profanando sus cadáveres.

Sin embargo aunque no es fácil para una lógica sana, los verdugos de Gdim Izik encuentran apoyo que va hasta tratar de colgarles el sambenito de “presos políticos”

¡Política de qué! ¿Política es asesinar a una persona y orinar sobre su cadáver?

Lo dijimos ayer, lo reiteramos hoy:

 El derecho a la vida es uno de los derechos humanos más sagrados