Buenos días Marruecos Yuba o comienzo de aplicación del mapa de ruta

0

 Como era de esperar, con una ola de entusiasmo ha recibido la Unión europea y muchos otros conjuntos económicos regionales la vuelta de Marruecos a la Unión africana.

Lo esperaban como lo esperábamos nosotros o, incluso un poco más. Es normal. No son tempos de las imposturas argelinas ni de la acrobacia sur-africana. El discurso del rey Mohamed VI ante la Cumbre de Adis Abeba lo ha explicado todo. Un auténtico mapa de ruta, cuya aplicación ha comenzado ya en Yuba: 12 acuerdos que dan cuerpo a las promesas y a la estrategia real de una cooperación sur-sur.

Los acuerdos firmados entran en el marco del fortalecimiento de los lazos de colaboración y de cooperación con los países del continente y reflejan el compromiso infalible de SM el Rey Mohammed VI para la consolidación de una cooperación sur-sur solidaria y activa, erigida por el Soberano en uno de los ejes fundamentales de la política exterior del Reino, al servicio de los intereses de los pueblos africanos hermanos.

Esto dijo el rey y esto hace el rey y esto hará el rey.

Es la concepción muy marroquí de las relaciones internacionales, en este caso con los hermanos africanos, y seria más que lamentable prestar la menor atención a lo que dice la prensa argelina o de Cochabamba. Palabras y actos: de estas dos palabras se conjuga la actitud de un país que nunca prometió e incumplió.

Después de Yuba serán otras capitales africanas y una nueva era de cooperación y de partenariado de los que Marruecos hizo una opción estratégica de su política exterior.

Por ello la UE está “impaciente” de trabajar con Marruecos y la UA y todos los socios del continente escépticos por mil razones han recuperado la confianza: la Unión africana con Marruecos va a ser y debe ser otra cosa.