América LatinaCrónicasFeatured

¿CAMBIOS EN CHILE? Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente – Chile

Tribuna infomarruecos.ma

 

¿Hacia dónde irá el país con un Partido Comunista que apoya a casi todas las dictaduras del orbe, aparentemente fortalecido?

Luego de las elecciones generales en Chile muchos grupos y partidos políticos se declararon ganadores aunque el verdadero ganador fue el pueblo chileno que se abstuvo en un 59% de ejercer su derecho a voto. Los electores inscritos en Chile son 14.800.190 y los votantes que ejercieron su derecho a  elegir fueron apenas 6.108.676 es decir 41%. Se cree un gran ganador el Partido Comunista  de Chile con un 25% de la votación aunque en realidad no supera el 8% de los electores inscritos.

Muchos grupos y partidos políticos chilenos están leyendo mal los resultados considerando que el gran triunfador fue la abstención; es decir, el pueblo chileno no quiere nada con los políticos ni con los independientes quienes aparentemente se dan por ganadores pero que van casi en su totalidad amarrados a particos de ultraizquierda. El mismo Presidente Piñera tras resultados de elecciones dijo: « No estamos sintonizando con las demandas de la ciudadanía ».  Ante lo cual el mandatario manifestó su orgullo por la manera con que el proceso que se llevó a cabo para estos comicios de constituyentes, alcaldes, concejales y gobernadores regionales. Tras conocer los resultados, el presidente Sebastián Piñera, reconoció el fracaso de las instituciones nacionales. . »En estas elecciones, la ciudadanía nos ha enviado un claro y fuerte mensaje, al Gobierno y también a todas las fuerzas políticas tradicionales: no estamos sintonizando adecuadamente con las demandas y con los anhelos de la ciudadanía », dijo el mandatario.

Los pocos chilenos participantes en los comicios han decidido romper con todo en las urnas. Los votantes, convocados este fin de semana pasado a unas históricas elecciones constituyentes, decidieron depositar su confianza para la redacción de la futura Carta Magna en ciudadanos según ellos creyeron ajenos al sistema y a los partidos políticos, quienes ocuparán 48 de los 155 escaños de la convención, aunque lo único nuevo en estos comicios fue la representación de 17 constituyentistas de los pueblos indígenas.

Con los resultado obtenidos, la Convención Constituyente que redactará la nueva Constitución chilena que se cree duraría unos 50 años, estará formada, por más de dos tercios, de miembros de las dos grandes listas de la oposición de izquierdas y por independientes, la mayoría alineados con ideas de izquierda.

La derecha, que se presentó en una única lista « Vamos por Chile », sufrió una enorme derrota pies solo contará con 37 escaños, lo que significa que no tendrá peso para vetar artículos constitucionales ni para influir en el contenido de la nueva Carta Magna considerando que los vencedores ya informaron de que no habrá acuerdo  con la derecha aunque si con personas.

Para dar a luz a una nueva Carta Magna se requerirán de no menos de 12 meses si no sucede algo entre medio considerando la gran cantidad de personas que se abstuvieron de votar. Hay que recordar que este proceso Constituyente es el principal fruto de la movilización histórica que estalló en Chile en 2019 para pedir una ruptura con el sistema profundamente desigual heredado de la dictadura de Augusto Pinochet. Otra de las características de esta Convención es que ella fue paritaria que seguramente  la presidirá una mujer.

La nueva Constitución será sometida a referéndum en 2022. De ser aprobada, será la primera en la historia de Chile que nace de un proceso plenamente democrático y participativo.

Una de las funestas condiciones para aceptar el llamado a la Convención Constituyente de la derecha fue la imposición  de la regla de los dos tercios para el quórum y para aprobar los contenidos de la nueva constitución. Piñera y sus adláteres estaban seguros de que las urnas arrojarían un resultado que les garantizaría disponer de ese poder de veto, al obtener un 35 % o 40% del voto popular.

Los votantes, sin embargo,  decidieron lo contrario; castigando a su gobierno por tres razones: 1.- la desastrosa gestión de la crisis de la covid-19 (tan admirada por los medios extranjeros). 2.- la brutalidad de la represión a las protestas populares, y la súbita toma de conciencia del saqueo a que había sido sometido por décadas el pueblo de Chile por el neoliberalismo gobernante, 3.- principalmente por obra de un perverso régimen previsional y el desorbitado endeudamiento al que fueron condenadas millones de familias caídas por debajo de la línea de pobreza. Las consecuencias fueron  la peor elección de la derecha desde 1965. Y el desastroso  el resultado de la otrora poderosa Democracia Cristiana, que apenas contará con 1 los 155 convencionales.

Las pérdidas de la de la derecha se verificaron también más allá … Igualmente un bastión tradicional (y estratégico) como la Alcaldía de Santiago, nada menos, que consagró para el cargo a Irací Hassler, partidaria de la dictadura de Maduro, una joven comunista que derrotó al a Felipe Alessandri, nieto del ex presidente conservador Jorge Alessandri, que se había postulado para su reelección. La victoria de Daniel Jadue, alcalde comunista de la comuna de Recoleta, al norte de Santiago, que se impuso con un 65 % de los votos, lo cual en realidad equivale a más o menos un 40% de los electores inscritos y quien se perfila como uno de los precandidatos mejor posicionados para la elección presidencial que tendrá lugar en noviembre de este año.

En Valparaíso fue reelecto Jorge Sharp, de Revolución Democrática/Frente Amplio. Y sus compañeros le arrebataron nada menos que Viña del Mar a las fuerzas conservadoras conquistando además, las comunas de Ñuñoa, Maipú en Santiago y Valdivia, en la región de Los Lagos, en donde salió electa una ex dirigente estudiantil e integrante de Revolución Democrática, Carla Amtmann.

Algo novedoso en Chile es que  se disputaron cargos de gobernadores de las dieciséis regiones del país. Éstos no tendrán muchas atribuciones en un país históricamente unitario. El Frente Amplio se alzó con la gobernación de Valparaíso en primera vuelta, y otras fuerzas opositoras hicieron lo propio en el extremo sur: Aysén y Magallanes.

En las otras 13 regiones habrá segunda vuelta y las estimaciones previas señalan que será muy poco probable que la derecha se alce con más de dos gobernaciones y la Democracia Cristiana con una. En resumidas cuentas: la coyuntura político-electoral según algunos creen, cambió para bien en Chile y esto alienta promisorias expectativas no sólo para este país sino para toda la región. Chile era su nave insignia del proyecto neoliberal, que muchos piensan está agotado, y en la elección del pasado fin de semana se estampó la primera firma en su certificado oficial de defunción considerando que la votación fue realmente mínima.

Mientras tanto, la derecha ha ignorado prepotentemente los resultados electorales y muchos se preguntan qué pensarán las FF. AA. ¿Será este un campanazo de alerta para ellas o respetarán los resultados esperando lo que decida la Convención Constituyente? La derecha sigue inscribiendo candidatos presidenciales para las primarias presidenciales en el SERVEL (Servicio Electoral) y lo mismo han hecho los partidos de izquierda., el Partido Socialista, Comunista y Frente Amplio y esperan a la Democracia Cristiana cuya candidata renunció a postularse.

El gobierno de Piñera por su parte, desconociendo acuerdos con la Presidenta del Senado, se opuso a varias leyes sociales en la Cámara de Diputados aceptando solamente la baja del IVA. Todo esto significa que no tiene interés en mejorar la situación económica de los chilenos, en especial de los pensionados. Además, en el plano financiero económico, la Bolsa de Valores de Santiago bajó hundiéndose en su nivel más bajo en seis meses, bajó la cotización del cobre, aumento el precio de la gasolina y del gas, y bajó el bitcoin. Lamentablemente se espera que aumente la inflación que ya se sitúa sobre el 3% anual.

E-mail: [email protected]

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page