Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamento de Tinduf La imposible guerra contra la adhesión a Marruecos

Son marroquies

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

¡Otra gran y “gravísima” inquietud para el Polisario y su mentor argelino cuya inteligencia militar ha detectado una galopante adhesión de las poblaciones de su gulag a su país: Marruecos!

A diferencia de sus irreales guerras, esta vez la guerra del Polisario es real. ¿Amenaza? Solo los ingenuos lo creen. El amor, la adhesión y la abnegación al país y a la patria pueden tardar, pero nunca fallan.

En los campamentos argelinos de Tinduf, una nueva situación se ha creado con la que se debe advertir a la comunidad internacional del peligro que conlleva con una milicia capaz de todas las atrocidades.

Los que sintieron la amenaza no amanecieron en sus tiendas de campaña. Los que no pudieron toman precauciones. Los coletazos suelen son peligrosos y el Polisario responsabiliza a quien respira en voz alta.

Atrincherada en Rabuni, la cúpula del Polisario no sabe sobre qué pie puede o debe bailar. El mentor argelino está furioso y la adhesión a Marruecos crece y se fortalece.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page