Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos argelinos de la vergüenza “¿Lucha sexual?”: ¡Espantoso!

Lo que faltaba!

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria s por milagro”. internacional u otra limosna haya llegado al campamento.

 

Hasta qué punto la decadencia y la degradación moral, pilares ahora de su « lucha », trata de someter el Polisario a una población inocente, aferrada a sus usos y costumbres, profundamente religiosa y, sobre todo, digna y orgullosa de ser lo que fue y no puede ser otra cosa: la cúpula a través de lo que llama “responsables sociales” (mujeres) instan al libertinaje, institucionando la prostitución en los campamentos argelinos que ocupa.

De campamentos de « refugiados » (armados hasta los dientes) a simple y vulgar burdel.

Como si no le bastara vender a pequeños para su evangelización en España, el Polisario, como su mentor, amo y señor argelino no tiene tiempo de pensar en la gente, en su dignidad y en una vida decente.

Inventa “la lucha sexual” para la procreación, aunque ilegal, ilegitima y contra todos y cada uno de los principios éticos y morales de la sociedad sahraui a fin de incrementar la población del gulag argelino y, obtener así más ayuda humanitaria que malverse.

Es uno de los pilares de la supervivencia de una milicia que es lo que justamente lo que no pretende.

El nuevo episodio del Polisario, una huella de vergüenza en la historia, el modo de vida, la ética, la educación religiosa, la forma de ser de los padres, abuelos y bisabuelos y la manera de actuar a través de siglos en su país, Marruecos, musulmán e inamovible en cuanto a los preceptos de su religión y los principios éticos, morales e intelectuales de su sociedad musulmana.

Los verdaderos sahrauies no lo debemos tolerar.

Entre otros temas de Khalil R’Guibi en infomarruecos.ma

  • Campamentos argelinos de Tinduf: Lógica de insensatez

  • Argelia/Marruecos: ¿De qué tema el Polisario?

  • Argelia y su teoría complotista Ya nadie lo cree…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page