Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos argelinos de Tinduf: 45 años sin censo

Secreto de Polichinela

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Uno de los comentarios más acertados que he leído sobre el discurso del rey de Marruecos con ocasión del 45 Aniversario de la Marcha verde que su país celebró el viernes pasado (6/11) fue el del ministro de Estado belga André Flahaut: “SM el Rey, dijo, defendió la solución de sentido común en la que todo el mundo se encuentra”.

El ministro belga como muchas otras personalidades mundiales que han comentado el discurso real marroquí refleja una realidad que Argelia, con su quiebra moral, política, económica y social trata infructuosamente ocultar.

¿Qué ganaría Argelia con una autonomía tras casi 50 años de inversión en espejismos? No le garantizaría ni una salida de sus ¡minerales al Atlántico ni desestabilizar como fue su objetivo y finalidad desde hace medio siglo a su vecino marroquí.

Pero no le va a ser fácil seguir alucinando en un mundo real y realista. Hace pocos días la UE ha vuelto a exigir un censo en sus campamentos de Tinduf.

¿Era necesario? No. UE, ONU y UA conocen pertinentemente cuantos rehenes (“refugiados”) viven en aquél gulag argelino. La MINURSO ha preparado ya informes al respecto: son 30.000 con algunas exageraciones, de los cuales más de la litad subsaharianos, mauritanos, argelinos etc.

¿Se puede ir reclamando un Estado de 30 000 personas? Justo de lo que se puede formar una milicia y pasar la vida dando coletazos.

Ni Argelia ni su Polisario se atreverían jamás proceder, como lleva exigiéndoles la comunidad mundial, un censo de la población en los campamentos argelinos de Tinduf.

Sería un suicidio y el fin de su impostura.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page