Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos argelinos de Tinduf Ciudadano Benbattouch

Quieren saber...

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

En estos campamentos argelinos de Tinduf, patas arriba, la gente se pregunta quién es realmente Brahim Ghali “presidente” de su milicia secuestradora.

Ex chivato franquista, argelino o agente de la DRS argelina, “presidente” de su milicia. El hombre no ha revelado aun todos sus misterios. La gente quiere saber, pero en los campamentos nadie tiene respuestas. La situación es grave. El camuflaje de personalidades crea una situación de desconfianza y parquedad. Unos quieren irse, otros, aclarar las cosas, todos, arrepentidos de dejarse engañar durante lustros.

Después de un breve espectáculo de bienvenida, los argelinos se muestran discretos lo que intriga a más de un responsable de la banda. La reciente declaración de la ministra española de AA.EE de “escuchar a Marruecos sobre el Sahara” promete, sin tener datos ni detalles, si no un cambio de rumbo, una remodelación de la postura y del reciente seminario de Dakar se vislumbran difíciles momentos para el mentor y para su doméstico.

Con las revelaciones sobre un turbulento pasado de su protegido, sería un sueño pensar en la independencia de acción… hoy más que nunca.

No hay más que España para “defender” sus intereses neocolonialistas. ¿Qué intereses?

En los campamentos argelinos de Tinduf el problema es otro: ¿Cuándo regresaran a su país, Marruecos y vivir como sus hermanos en el Sahara marroquí, dejando de estar atados a la vida en Argelia?

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page