Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos argelinos de Tinduf   ¿Fin de trayecto?

Tiempo de reflexión

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si, por milagro, alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento.

 

Esta vez ni el potencial represivo del mentor argelino, ni la servidumbre de sus privilegiados en su milicia del Polisario van a lograr apagar el descontento, la decepción, la desconfianza y la parquedad de los rehenes en este campamento argelino.

Sin precedentes: dentro, incluso en la cúpula del Polisario, se alzan voces, por un lado, a evitar que la policía militar argelina actuara como amo y señor, deteniendo a quien quiera y desterrando a quien no quiera y comenzar a reflexionar sobre la solución más propicia y más idónea para los verdaderos sahrauies de este campamento.

“El problema es Argelia la que no quiere una solución, no nosotros” exclamaba un alto cargo del Polisario para quien “el curso de los acontecimientos no presagia inflexión alguna”.

De hecho, la cantinela de los “territorios liberados”, “los territorios ocupados” y, como lo pronunciaría un anciano con una fuerte carga de ironía y de desprecio “47 años de ‘victorias’ y seguimos en el mismo espacio de Tinduf de 1975”.

La gente reflexiona… la gente se prepara… la gente quiere tomar su destino, lejos de los intereses ocultos y aparentes de Argelia.

Hasta el refugiado Al Ghali Al Mostada Assayid no encuentra palabras para responder a los tormentosos reproches por su humillación ante los argelinos.

El orgullo y la dignidad sahrauies no lo admiten.

 

Entre otros temas de Khalil R’Guibi en infomarruecos.ma

  • Campamentos argelinos de Tinduf: Lógica de insensatez

  • Argelia/Marruecos: ¿De qué tema el Polisario?

  • Argelia y su teoría complotista Ya nadie lo cree…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page