Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos argelinos de Tinduf: La “otra” situación

Vivir de espaldas

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que, si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Desde hace meses, sorprende en este gulag argelino como la gente se ha liberado de gran parte de su miedo. Por todos los lados, se discute, se analiza, se pronostica y se pronuncia, eso sí, en voz baja, murmurando, a donde no va a conducir “todo esto”.

Lo curioso es que, según un testigo ocular, colaborador de siempre de la mafia polisarista, hasta en la cúpula se cuestiona esta “ciega servidumbre a Argelia y sus militares sin garantía alguna de que esto pueda avanzar”.

Hoy es peor que ayer y mejor que mañana. A excepción de algunas convulsiones de fachada, destinadas al consumo local, el régimen argelino muestra un creciente desinterés por la entidad que ha creado con, como diría el testigo ocular “pocas ganas de seguir perdiendo tiempo con espejismos”.

Ha testimoniado un testigo de los suyos.

En este contexto, la gente se pregunta por lo que se ha gastado n marionetas en el Sahara marroquí que acaban siempre o casi siempre, dando espalda a Argelia y su Polisario. Los que la han dado vi en decentemente, los que la van a dar, vivirán decentemente. Ninguna impostura dura mil años.

La gente se pregunta por lo que han hecho Argelia, su Polisario y los instigadores interiores por los asesinos de Gdim Izik, que trasformaron en monstruos y abandonaron. ¿Qué han hecho? ¿Qué pueden hacer? La realidad es cruda e imborrable.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page