Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos argelinos de Tinduf: Tocando fondo

Día “D” menos… poco

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Nueva y muy seria inquietud para el Polisario y su mentor argelino: sus rehenes en los campamentos de Tinduf han perdido miedo a la represión y a las represalias. La gente comenta casi en voz alta los últimos desarrollos en el Sahara marroquí marcados por el reconocimiento de estados Unidos de la plena soberanía marroquí y del paso del subsecretario el estado americano encargado de Oriente Medio y África del Norte quien lo dijo en Argel en voz alta y en mayúscula: O la autonomía o esta precariedad.

A los generales argelinos no les quedan argumentos, aunque, a juzgar por los aparatos de propaganda que controlan, están decididos a “salvaguardar”, como sea, sus “intereses estratégicos” personales (comisiones de la malversación de la ayuda humanitaria internacional y de demás tráficos en Tinduf). “El pueblo argelino y nosotros tenemos a Dios”, comentaba el viejo Y.O.U.

Las cosas se aclaran y cada día que Dios Hace queda menos espacio para las dilatorias maniobras argelino-polisaristas. “Se debía saber desde el comienzo que por más que dure la noche siempre acaba por amanecer”. Ami Y.O.U tiene razón: está amaneciendo.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page