Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf Acoso sexual: una moda polisarista Khalil R’Guibi

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

Si sorpresa debo expresar hoy por el salto que han dado el acoso y explotación sexuales en los campamentos de argelinos de Tindouf seria respecto a los que lo hacen ahora y, sabiéndolo de sobra, desde hace lustros nunca lo han hecho.
Les diré por qué tanta impunidad: en los campamentos de Tindouf (publicamos una de ellas acompañando esta crónica) hay muchas y lujosas tiendas de campaña que  sirven de “Sex’s Shop” en pleno desierto concurridas por muchos altísimos cargos argelinos, entre otros.
Comprenderán quién debió denunciarlo y lo ha ocultado porque es parte integrante del escándalo y del crimen: Argelia y sus funcionarios civiles y militare.
Hasta este punto nos han convertido los amos argelinos: en lo que nunca fuimos ni pensamos ser un día: ver a nuestras mujeres en tan inmoral postura y no denunciarlo como sea incluida una subversión.
¡La vergüenza!
Pero ¿se puede hablar de saharauis en estos campamentos? ¿Cuál es la proporción de los hijos del ex Sahara “español” en estos campamentos?
Con el más del 75% de los padres fundadores del Frente Polisario en 1973 en Marruecos y casi un 16% que han optado por irse para “no volver nunca”, queda menos del 5% de los saharauis de pura cepa. ¿El resto? Malíes, argelinos, mauritanos, nigerianos (el Níger) y de los huido de la sequia y de las sucesivas hambrunas en muchos países africanos transformados por Argelia en refugiados y en saharauis.
¡Una verguaneza!…
 
 
 
 
 
 
 
 
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page