Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf Acuerdo de Pesca/TJUE: Crónica de un  sismo anunciado

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

¿Y ahora? La gente se pregunta sobre el dictamen del Tri bunal de justicia de la Unión europea y los caciques del Polisario les pregunta de donde se han informado.
Faltan respuestas y sobran mentiras. Hasta hace poco, el Polisario “tranquilizaba” a esta pobre población con un “recurso al TJUE”. Era cuando lo de la firma del acuerdo agrícola y poco después de pesca. “Allí está el dictamen del TJUE” comentaba anoche un joven antes de rematar irónicamente “ ¿Quién nos queda?”
Nadie o casi nadie. El tribunal europeo lo ha dicho en voz alta y en mayúscula: “El Polisario no está con cernido en/sobre ningún acuerdo sobre el Sahara”. Dicho con palabras más directas, más explicitas y más claras: la banda del Polisario no representa a nadie, salvo a su tutor argelino.
Ahora bien: las milicias tendrán que pagar los gastos del juicio en el TJUE. ¿Cómo lo hará? De la pobre y de lo que queda de la proporción de la ayuda humanitaria de la población.
Hasta donde ha conducido la travesura del Polisario y las falsas garantías de su padrino argelino.
Las cosas claras: el Sahara tiene a sus saharauis. Están en su país Marruecos y con ellos se negocia y se firman acuerdos.
 
 
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page