Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf Argelia y sus complejos Khalil R’Guibi

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

El complejo marroquí de Argelia toma inquietantes dimensiones con acusación al vecino marroquí hasta cuando un ministro argelino tropieza o pasa una noche bien regada (de copas y sexo). Es, no puede ser otra cosa “una conspiración de marruecos” aunque la acusación venga de otros lado por lo cual si es francesa es “franco marroquí”.
En estos campamentos esto provoca risas y una fina ironía saharaui: “la malversación de la ayuda humanitaria internacional” es una conspiración de Marruecos”, comentaba no sin hacer un enorme esfuerzo para darle un tono de seriedad a su comentario un joven en los campamentos.
Y el examen por el senado español de los/las secuestrados/secuestradas en los campamentos también debe ser una “conspiración hispano-marroquí”.
De ser así, y los saharauis no tenemos un pelo de tonos, ¿quién está aun con el Polisario?
Marruecos, mientras tanto, i siquiera dirige la mirada hacia el Polisario porque, como dijo su canciller “es invisible” ni Argelia porque, eso lo digo yo, es indigna.
 
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page