Campamentos de Tindouf Cartas boca arriba Khalil R’Guibi

0
Campamento de "refugiados" o campo de concentracion

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

¿Quién puede negar que las dos personalidades saharauis en la delegación marroquí mañana en Lisboa no lo sean?
¿hay alguien en estos campamentos argelinos que es más saharaui que ellos?
Nadie puede responder. No hay respuesta. Las cosas vuelven a tomar un cauce natural. En España ya comenzaron las preguntas en torno a la identidad y, sobre todo, la historia, de los dos saharauis de la delegación marroquí. Difícil de negar que los que creían que no habían saharauis más que en los campamentos argelinos o bien eran ingenuos o mal intencionados o cuando más, los dos. Ahora el curso de los acontecimientos constituye para ellos una lección de la verdad, de la realidad, de lo que hay y no de lo que pretende Argel y sus domésticos en Tindouf. Así es: la verdad acaba siempre por prevalecer. Lo que, antes de la reunión de Lisboa es aun duda, mañana será certeza: la inmensa mayoría de los saharauis están en su país: Marruecos y no en Argelia en su campamento en Tindouf. Desde 1975 viven y ejercen  todos y cada uno de sus derechos al amparo de la ley, los usos y costumbres marroquíes con una marcada especificación saharaui.
En Lisboa serán dos… en otras partes serán todos.