Campamentos de Tindouf Comienzo y… fin

0
Campamento de "refugiados" o campo de concentracion

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Todo el mundo en estos campamentos lo sabe. De hecho, lo sabe, desde el ¡mismo ¡momento en que fue arrastrado hacia este inhóspito e irrespirable lugar: en estos tristes campamentos no basta por ser competente ni inteligente, ni leal ni honesto. Calidad indispensable: ser listo. Por ello, los honestos se han encontrado amontonados en sus tiendas de campaña esperando su rfacion de arroz que puede llegar o no llegar mientras que los listos se pasan el día contando y verificando sus cuentas bancarias en canarias, en Vitoria o en otras partes del mundo.
Tampoco nadie ignora que Argelia y su Polisario engrosan el número de los “refugiadizados” con vistas a un incremento de ayuda humanitaria que les serviría para alimentar sus cuentas bancarias. De tal modo que los listos viven, los honestos existen… vegetan atados a la vida.
Doble situación, doble imagen, doble realidad: los campamentos de Tindouf: la esencia de la impostura.