Campamentos de Tindouf Confusión…

0
En Tindouf pero convergiendo sus tristes miradas hacia su pais: Marruecos

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis

Con las sucesivas derrotas y fracasos en la escena internacional, y las alarmantes noticias y rumores de otros vendavales de todo tipo, las poblaciones de estos campamentos recurren impotentemente al silencio. Debates internos, discusiones caseras (tiendas de campaña) y confidencias íntimas. La proliferación, sin precedentes de chivatos no impide la circulación de la información de las consiguientes valoraciones.
Cunde pánico en Tindouf. La gente teme lo peor. Los mentores argelinos se hacen raros. Sus declaraciones escasas y la ausencia de tiempos u pasiones euforia complican la vida de una banda que vive a expensas de las mentiras, la falsificación de la realidad y de la impostura.
El hambre es el mismo en todas las wilayas, salvo entre los familiares, amigos, “invitados” y favoritos tribales.
Confusión asfixiante en la que nadie tiene elementos de explicación. Se vive al segundo con una total incertidumbre de las próximas horas o incluso minuto.
“Argelia prefiere masacraros a todos antes de que nos permita volver a nuestro país: Marruecos”, la frase de un anciano Larusi lo dice todo.