Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf: Contra corriente

La realidad y su contraste

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la Peseparquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Pese a lo que se produce diariamente en el mundo sobre la cuestión del Sahara, y a pesar de que la inmensa mayoría de la población de estos tristes campamentos van descubriendo la realidad, la cúpula del Polisario, desconcertada por la falta de instrucciones precisas de Argel, prefiere la huida hacia adelante.

Ni su represión ni su demagogia ni sus falsos argumentos y alegaciones sobre Marruecos y sus saharauis surten aun efecto alguno entre una población que no aspira más que a una solución y a descartar lo irreal y lo irrealizable. Una población que anhela volver a encontrarse con sus hermanos en Marruecos y emprender una nueva vida de dignidad y de ciudadanía plena.

Las posesiones y las alucinaciones ceden su impacto ante la información exacta procedente de Marruecos y la falta de toda perspectiva a un conflicto prefabricado y una ilusión montada para realizar miras expansionistas y hegemonistas del mentor argelino.

Efervescencia en los campamentos argelinos de Tindouf donde nunca, desde hace 43 años, se ha visto tanta incapacidad y tanta impotencia de la cúpula del Polisario a imponer sus puntos de vista y sus huecas promesas.

La gente ha descubierto que la solución está al otro lado de las pretensiones argelino-polisaristas.

Show More

Related Articles

Close
Close