Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf: Desafios

En Tindouf nunca hay respuestas

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas

¡Mano dura! Exclamaba ayer un esbirro de los comandos de vigilancia y de “seguridad” nunca oficializados y que siembran el terror entre la población de estos tristes campamentos.

“El objetivo, según un próximo a los círculos de ‘poder’ en la cúpula polisarista, es aplacar las ‘osadías” de algunos”. Alusión a los no pocos que han comenzado a “pensar en voz alta”. La cúpula del Polisario quiere pensar en lugar de la gente y solo con una autorización en doble ejemplares se puede pensar en los campamentos.

En cuanto a comentar, es determinantemente prohibido bajo penas que pueden ser hasta de solo los dirigentes de la banda saben.

El “Frente” sabe y piensa en lugar de todos. Pero la gente duda… sospecha y pregunta sobre esto y aquello. Centenares de afirmaciones en lo que llevamos de este abril, resultaron puras mentiras e invenciones. “Por ello van a buscar lejos, a África del Sur, a Venezuela a…” comentaba un joven aparentemente harto de aquello de “nosotros ordenamos, vosotros obedecéis”.

A pesar de todo, la gente se atreve a preguntar, a comentar y a desafiar.

En los campamentos de Tindouf nunca hay respuestas…

Show More

Related Articles

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Close
Close