Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf El clivaje

El drama de nunca acabar

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Algo falla en la cúpula del Polisario. Los que protestan, desparecen, los que aconsejan, se sancionan, y los que alzan la voz se…

En frente, está la población, impotente, incapaz e inquieta. Nadie puede apostar por como va a ser el día de mañana. “Nadie tiene derecho de regatear con el destino de la gente”. El comentario del viejo H.MC ha encontrado amplios ecos y oídos receptivos entre la gente. “Sobre todo si es para satisfacer los apetitos hegemónicos de un régimen”, recalcaba una de sus hijas, acostumbrada a a falsas acusaciones y a semanas de mazmorra fría.

La gente quiere saber y nadie le explica. La gente desea tranquilizarse y nadie le satisface. Entre la decepción y la parquedad, la gente estrena otro episodio de incertidumbre y confusión. “Esperaban quién va a gobernar en Argelia”, a esto le llaman ‘Estado’. Si lo es, yo soy el rey mago”, ironizaba el viejo H.MC no sin echar un vistazo a sus hijos como si los viera por última vez.

El drama de los campamentos de Tindouf es inacabable… Así lo ha diseñadlo Argelia y así lo ha ejecutado-ejecuta el Polisario.

Show More

Related Articles

Close
Close