Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf: Entre el realismo marroquí y la utopia argelina Khalil R’Guibi  

 

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

 Desde hace meses, más exactamente desde enero pasado con la vuelta de Marruecos a la Unión africana, las autoridades argelinas despliegan una intensa actividad de inteligencia y de represión en los campamentos  para “desenmascarar” a los partidarios de la autonomía propuesta por Marruecos.
Más grave aun aunque el Polisario no se atreve a, ni denunciarlo ni revelarlo, muchos influyentes personajes de la cúpula polisarista han desaparecido desde que se han pronunciado públicamente o en privado por esta solución.
Algunos mandos hasta hace poco competencia y prerrogativa del Frente han pasado a la “soberanía” de la autoridad militar argelina de Tindouf.
Para la inmensa mayoría de esta población es, como se ha dicho y repetido, no solo la mejor solución, sino, hasta ahora la única y tanto el Secretario general de la ONU como el presidente en ejercicio de la UA no lo ignoran.
Preguntas como ¿Hasta cuándo vamos a seguir aquí? O incluso ¿Cómo vamos a terminar? Atormentan las miles de familias atadas a la vida aquí, con cada día su dosis de mentiras y de promesas.
En este contexto una tímida corriente juvenil distribuía hace poco octavillas en las que se preguntaba por “la frontera y el límite entre la realidad y la ficción, entre el realismo y la utopía”.
Nadie en estos campamentos ha vuelto a saber nada de ellos. Mientras tanto una fuerte turbulencia sacude las conciencias con vistas a enderezar una situación insostenible.
Los campamentos de Tindouf respiran la subversión y la desobediencia civil y ética.
 
 
 
Show More

Related Articles

Close
Close