Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf ¿Ha dicho Usted demócratas?

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Por instrucciones argelinas, algunos medios del Polisario comenzaron una ofensiva entre la población más vulnerable de estos tristes campamentos en el sentido de que con la mayoría demócrata en la Cámara de representantes “las cosas van a cambiar”.
¿Cambiar? En los 43 años que llevamos en este campo de concentración argelino cuantas veces los demócratas conquistaron no solo el Congreso, ¿sino también la Casa Blanca?
No cabe duda: cada vez es más difícil hacer tragar las mentiras de Argel a esta gente total y completamente desamparada. Se vive del sustento y no de rumores y mentiras.
Marruecos es un país-clave y una de las constantes de la política exterior de Estados Unidos (de todo el país: congreso, Casa Blanca etc.) y ya tenemos prueba y experiencia de los relevos de administraciones en estados Unidos sobre cuestiones regionales como el Sahara marroquí y también, y también, y sobre todo, de la posición inquebrantable de Estados Unidos respecto a la integridad territorial de Marruecos.
Y… punto.
Show More

Related Articles

Close
Close