Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf: La libertad saharaui confiscada

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

No son pocos en estos tristes campamentos argelinos de Tindouf los que comienzan a poner seriamente en tela de juicio el origen de los miembros de la cúpula del Polisario. “O bien son impotentes, ante el hecho consumado argelino. Argelia manda, ellos se limitan a obedecer”, corregía un joven, frustrado por las estrictas restricciones de movimientos en los tristes campamentos.

Alguien dijo “en la inmensidad del desierto descubrí a Dios”. El Polisario, sometido a una ciega servidumbre a Argelia se ha olvidado o fue obligado a olvidar la forma de ser saharaui que no puede, de modo alguno, prescindir de su libertad.

Decepción e irritación en los campamentos. “Estos argelinos nos han reducido al estado animal” comentaba un viejo quien explicaba a un grupo de jóvenes el espíritu libre y equitativo que fue, “antes de Tindouf y sus humillaciones” la manera de actuar de los saharauis.

“Ellos nos reprimen, los argelinos los reprimen. Nosotros soportamos por impotencia, ellos por apetito a enriquecimiento ilícito”.

Se equivocan los que creen que vamos a soportarlo toda la vida. “Si el Polisario quiere ser es clavo de Argelia, allá él. Nosotros queremos volver a nuestro país: Marruecos”, gritaba un joven antes de que otros jóvenes de la asistencia le cerraran la boca y lo sumergieran entre la multitud.

Algo se mueve en Tindouf.

Show More

Related Articles

Check Also

Close
Close
Close