Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf La manipulada hambruna

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

Naciones Unidas y todos los que visitan los campamentos argelinos de Tindouf acaba, bajo el efecto de la conmoción y, muy a menudo, precipitación, de expresar su pesar y sus lamentos por la dramática situación que viven sus poblaciones.
Es verdad. Yo, más que muchos lo reconozco por vivirlo, pero una pregunta ¿Quién es el o los responsables?
La ayuda humanitaria sigue llegando y siempre ha llegado sin poder pailar el drama de estas poblaciones. De nuevo: ¿Por qué?
Primero porque más del 50% de esta ayuda humanitaria internacional es malversada, robada y repartida entre la cúpula del Polisario y sus mentores en el mando militar argelino.
Segundo y no es secreto para nadie, la hambruna de la población 50se debe esencialmente a que el 50% restante de la ayuda humanitaria va a la compra de armas, sobornos, pagos jugosos de “embajadores”, “presidente”, “ministros….. y menos del 5% llega a los estómagos de la población.
¿No es este un crimen contra la humanidad por el que deben pagar nàosolo el Polisario, sino sus cómplices en esta siniestra obra como Podemos y no Podemos?
En los campamentos de Tindouf se muere de hambre mientras que en Nueva York, Vitoria o Madrid se vive al ritmo de los “grandes” gracias a los ingresos de la ayuda humanitaria internacional.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page