Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf Libertad confiscada

Ola de secuestros

No importa cómo me llamo ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Los campamentos bien los peores momentos de su siniestra existencia. Centenares de desaparecidos, represión a ultranza y censura de todo aspecto de libertad.

Quien habla se expone a la peor represión. Las prisiones del Polisario se han llenado, apoyándose en las del mentor argelino. La gente acusa al Polisario, pero también a sus encubridores, especialmente españoles que vienen, ven, constatan, descubren y no denuncian.

Interés personal o partidista o ideológico por encima del interés general. Prensa de pandereta: para denunciar el secuestro de un español consagra dos líneas y el resto a ataques a Marruecos… luego se atreven a hablar de “nuevo tipo de periodismo” …

Nadie ha solicitado visitar las cárceles y las mazmorras del Polisario en Rabuni y en otros puntos de estos tristes campamentos.

La gente llora su desino… en silencio. No van a ser los españoles que defiendan los derechos humanos. Las comisiones de la ayuda humanitaria internacional eclipsan todos sus valores morales.

Desamparadas, las poblaciones de estos tristes campamentos de Tindouf consideran de igual crimen la banda del Polisario como sus aliados españoles. Los dos, además de Argelia, son responsables de su largo calvario.

 

 

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close