Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf Mañana incierto

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Me cuentan algunos próximos a los círculos del “poder” polisarista que algunos miembros de la banda, conocidos por dirigir tráficos de toda índole y cuyas relaciones con altos cargos en el ejército argelino les ha proporcionado el “debido” respaldo, están conspirando contra lo prometido en la reciente mesa redonda de Ginebra.
Evidentemente, en estos tristes campamentos nadie ignora quién manipula los hilos de estas marionetas.
De este hecho, en la cúpula del Polisario las espadas están bien en alto y el ruido de sables se escucha a mil leguas marinas (que aquí son, terrestres). ¿Cómo terminará esta guerra intestinal?
Los que conocen la naturaleza terrorista de estas milicias no ignoran que el desenlace consistiría en la desaparición, “por una u otra razón” de algunos miembros críticos y leales al “presidente” y sus 40 ladrones.
De hecho, desde hace días, algunas familias esperan a sus hijos que no han dado señal de vida ni de muerte después de participar en reuniones en la “presidencia” en Rabona. ¿ha comenzado la depuración?
En las “Wilayas” es el tema de discusión y comentario predilecto.
Para el Polisario y este campo de concentración que administra el mañana se anuncia incierto.
 
 
 
 
Show More

Related Articles

Close
Close