Campamentos de Tindouf ¡Nos mienten!

0
Campamento de "refugiados" o campo de concentracion

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis

No. No se puede ocultar el sol con un tamiz que es lo que tratan de hacer desesperadamente Argelia y su Polisario. El Sahara marroquí es otra cosa y no es Rabat que lo dice. “La región de Layun-Sakia-El Hamra es un crisol dinámico de desarrollo que ofrece importantes oportunidades de inversión”, comentario del  senador nigeriano, Muhammad Adamu Aleiro quien junto a otro senador nigeriano se encuentra desde el domingo en Layun y región.
En efecto Layun (la verdadera y no una vetusta tienda de campaña llamada Wilaya de Layun en el inhóspito desierto argelino de Lhmamda) recibe casi cada semana visitante de todo el mundo y desde hace meses, desde los diferentes países africanos que van descubriendo la verdad que para ocultar o deformar le ha costado a Argelia miles de millones de dinares.
África o, por lo menos los países que habian caído en las redes de Argelia, van conocen do las enormes oportunidades de inversión y de desarrollo en Layun y en todo el Sahara marroquí.
“Esto no tiene nada que ver con Tindouf” comentaba un visitante africano que había estado antes en los campamentos. “Aquí no necesitamos mendigar ni pobreza extrema ni personas esqueléticas para la ayuda humanitaria. Aquí trabajamos y velamos por el bienestar y la prosperidad de los habitantes y no tenemos, gracias a Dios a ningún mentor ni tutor (Argelia”, respondía un saharaui electo de la ciudad.
Nos mienten… se pasan la vida mintiendo: nuestro país y nuestra tierra es un crisol de bien estar y de prosperidad y no estos estériles campamentos bajo las  botas argelinas.