Cronica desde Tinduf

Campamentos de Tindouf: ¡Nos mienten!

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

 No. Nada de lo que afirma Argelia y repite tras ella el Polisario es verdad. ¡Nos mienten, nos humillan y nos consideran menores y no vacunados!
En todas las resoluciones de la ONU, informes de su secretario general y en todos los documentos habidos y por haber no somos más que “campamentos de refugiadizados” o cuando más “Frente Polisario”. Los que han reconocido a la entidad fantoche fueron introducidos en el error… jurídico y de derecho internacional.
Milicias que a base de sobornos que han conducido al estado argelino a la quiebra y a la amenaza de desaparecer como tal, han conducido a la actual situación, una bomba reloj en las narices del anquilosado régimen argelino.
Nos mientan. No somos y no podemos ser un “estado”. Somos, para la comunidad mundial y su organización internacional, una manada de refugiadizados por Argelia para realizar sus miras expansionistas y hegemónicas.
La “RASD” existe solo en la mente desequilibrada de los argelinos, sus domésticos del Polisario y de los que han sobornado.
De Amos y señores de nuestro destino en Marruecos nos han convertido en simples y humillados refugiados en Argelia. La abismal diferencia que Argelia y su Polisario  bombardean incesantemente con sus mentiras y sus tergiversaciones.
El nuevo borrador de la nueva resolución del consejo de seguridad, no sobre el Sahara, porque a nadie interesa, sino sobre la prórroga del mandato de la MINURSO no nos reconoce, nos ignora y nos considera lo que somos y no podemos ser más: refugiados o refugiadizados. El sombrío futuro prometido por argelinos y Polisario en aguas de borrajas.
¡Abran los ojos y los oídos! ¡Basta!
Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page