Campamentos de Tindouf Polisario ¿Fin de ciclo?

0
En Tindouf pero convergiendo sus tristes miradas hacia su pais: Marruecos

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Ayer era el Parlamento de Paraguay que expresaba su “total apoyo” a la propuesta marroquí de autonomía en su Sahara en tanto que “iniciativa realista y realizable”.
Casi simultáneamente, el parlamento sueco, hasta hace muy poco “fortaleza” de los adversarios de la integridad territorial marroquí o lo que es igual partidarios de las tesis de separatismo y de la división, rechazaba con una muy confortable mayoría propuestas de estos detractores del Marruecos y su unidad nacional en un momento en que su Comisión de Asuntos exteriores publicaba su informe 2018 sobre oriente Medio y el Nor-oeste africano en el que subraya clara y contundentemente que la solución en el Sahara marroquí es la autonomía y no ninguna otra.
Después de Suecia, solo le queda al Polisario Argelia y… a medias, porque solo su régimen con sus apetitos expansionistas y su sede hegemónica les obliga, hasta ahora, estar al lado del Polisario, o… parte de él.
De derrota en derrota… de fracaso en fracaso. De nada pueden servir las promesas sin  días siguientes ni posibilidad de que se cumplan, ni proyectos surrealistas que solo germinan en la perturbada mente de sus autores.
Función estrepitosamente decreciente y un crónica de una  naufragio anunciado.