Campamentos de Tindouf Preguntas impertinentes

0

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

La dirección de la banda del Polisario parece haber dado firmes instrucciones a sus milicianos para que no respondan a ninguna pregunta de la población, que, dicho sea de paso, prol:iferan desde hace días (semanas) de manera muy inquietante para el Polisario y su mentor argelino.
Algunos se “atreven” incluso de preguntar cosas que les puedan conducir a la prisión de Rabuni por haberlas sacado de “medios determinantemente prohibidos en estos campamentos”. La alusión es a Marruecos y su prensa u otros medios no dóciles con Argelia ni consentidores con el Polisario.
Aquí, en estos campamentos la única fuente es el “Frente” y en su ausencia el padrino argelino que sabe responder y està “al tanto”.
Y es que, cada vez màs y lo que es “peor” es incontrolable, la gente converge en su información y en su conocimiento a los medios de comunicación y redes sociales marroquíes.
Así las cosas al no surtir efecto las multiples tentativas de escarmentamiento para los que se atreven a ver o a escuchar a lo que no es “Frente”, el Polisario acaba de decretar como crimen de lesa majestad el recurrir a la prensa no del “movimiento”.