Campamentos de Tindouf Situación insostenible

0

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

De nuevo el Polisario ha vuelto a sus folklóricos métodos de imponer la hambruna para atraer la atención y la consiguiente ayuda humanitaria internacional.
Desde hace días, hay indicios en estos campamentos de una discreta campaña de la cúpula del Polisario para crear las condiciones objetivas de una “catástrofe humana” en los campamentos para atraer el sustento de los dirigentes y sus comisionados argelinos.
La gente observa la escasez y recuerda semejantes situaciones en vísperas de visita de personajes y personalidades extranjeras. Pero, quizás, lo pero en toda esta nueva/vieja impostura es la complicidad de los “socios españoles” que contribuyen con su publicidad y sus campanas de “solidaridad de pandereta”.
De tal modo, que, desde las diferentes capitales occidentales, desde hoteles de cinco estrellas y en muchos casos desde sus banos turcos o saunas, llamamientos a ayudar a las poblaciones de los campamentos de Tindouf, “objeto de una situación inhumana”.
¿Y Argelia?
Desde hace tiempo, salvo las armas y los medios de facilitar la desestabilización de su vecino marroquí solo contribuye cobrando comisiones sobre la ayuda humanitaria internacional.
¿Y nosotros?
Aquí estamos vegetando, atados a la vida, en espera del milagro que, desde hace 42 años solo fue y sigue siendo el misterioso método de enriquecimiento de quien ayer no tenia donde caerse muerto y hoy posee propiedades en Vitoria, Las palmas y en Andalucía (Costa del Sol) y jugosas cuentas bancarias en bancos europeos y hasta americanos.