Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf Sublevación y amalgama…

Justificación surrealista

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Menores que, en vez de escuelas, cuarteles…

Como llevamos anunciando desde hace semanas, los tristes campamentos argelinos de Tindouf han desafiado los cercos argelinos y sus verdugos polisaristas para alzarse contra la represión, la impostura y la sumisión.

Como verdaderos saharauis no podían soportar eternamente y la cúpula de la banda de Ghali lo sabe.

Evangilizacion de niños saharauies en una iglesia de España.: la obra siniestra del Polisario y de su mentor argelino

Ahora bien, de una sublevación popular la propaganda argelino-polisarista ha hecho choques entre tribus.

Gérmenes de un levantamiento general y generalizado. Tal amo, tal criado. La gente se ha hartado. La gente desea respirar, comer decentemente y trabajar sin cadenas y sin ordenes argelinas. La gente quiere ser, como había sido siempre, libre.

Con sus hijos menores militarizados, otros vendidos para su evangelización y una sumisión a un amo, ellos que nunca conocieron amo ni señor, la población saharaui de los campamentos, se ha sublevado, siendo contrarrestada por los mauritanos, malíes, nigerianos (Níger) y argelinos traídos para este fin.

Los campamentos de Tindouf conocen ¡momentos nerviosos por los que la comunidad internacional debe velar de cerca.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page