Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf Vuelta a la desilusión…

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

No. ¡Ni hablar! El cuento del “milagro” con la mayoría demócrata en la Cámara de representantes americana, explotado hasta el ridículo, no parece haber “enganchado”. Lo corrobora la vuelta a las promesas de… y de… y de…
Tanto Argelia como su Polisario se van dando cuenta de que ya no sirven sus cuentos como antes. La gente se despierta y en su despertar estriba la pérdida de Argelia y el puñado de mercenarios a su servicio que manipula hasta en contra del resto de los miembros del Frente que quieren ver claro y realista.
Unos y otros. Los primeros denuncian a los segundos y éstos presentan a sus amos de la inteligencia militar argelina informes detallados sobre las “actividades” de éstos. Guarra de clanes. Desde hace días, los servicios argelinos en cargados de estos campamentos hacen de bomberos tratando de apagar el fuego que se propaga entre los diferentes clanes y las diferentes tribus.
Marruecos está en el corazón y si no es hoy, será mañana, si no pasado…
 
 
Show More

Related Articles

Close
Close