Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tinduf: Argelia/Polisario: Solidaridad virtual Khalil R’Guibi

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

No hay peor ciego que el que no quiere ver ni pero sordo que el que no quiere escuchar ni oir.
Salvo en algunos medios españoles, por obvias y rentables razones, ya el cuento de la solidaridad con el “pueblo saharaui” suena a una broma de mal gusto o, cuando m un pesado chiste.
Primero fueron los pobres subsaharianos en un alarde de castigo colectivo por el plebiscito a marruecos en la Unión africana. Ahora son los sirios porque nadie quiere hacer nada en la Liga árabe para  “enganchar” de alguna forma al polisarista ¿Y después a quien tocará el turno?
Queda el Polisario y los campamentos de Tindouf, que por cierto, los caciques del régimen argelino “necesitan” por sus ricos yacimientos de hierro en vez de la pobreza y precariedad.
Argelia toca fondo del que nunca… jamás volverá a subir.
Afortunadamente hay marruecos y su joven y generoso rey. Demostró su magnanimidad con los subsaharianos y todos los africanos afincados en Marruecos y hasta ayer lo volvió a hacer con 13 familias sirias cruelmente deportadas mano militari por los militares argelinos hacia la frontera con este humano pero molesto vecino marroquí.
Argelia maltrata, Marruecos acoge con los brazos abiertos. Aquí hay sitio para todos, sobre todo para nuestros hermanos de los campamentos argelinos de Tindouf.
Las poblaciones de los campamentos toman nota. Más difícil será el mañana.
Show More

Related Articles

Close
Close