Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tinduf: Argelia/Rif: efecto adverso Khalil R’Guibi

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

 Argelia debe estar viviendo una gravísima crisis de identidad y de equilibrio geopolítico. Nunca antes hubo una fiebre de locura como ocurre actualmente con los acontecimientos de Huceima y del Rif en general. Prensa, oficiales y hasta “chopos” monopolizan los comentarios por todas partes para poner de realce que “el vecino marroquí está al borde del caos”.
Total: dentro de Argelia y rebotando en los campamentos de Tindouf el efecto es literalmente adverso. Los kabiles de Argelia se reorganizan y los saharauis de los campamentos descubren de manera adicional la finalidad y los objetivos del mentor argelino:  atentar contra Marruecos al que teme hasta el punto de padecer el síndrome de marrouinitis y no prestar ayuda o solidaridad a nadie. La población de los campamentos va descubriendo que no es más que un instrumento, puesto por la cúpula de la banda del Polisario, al servicio de la vil codicia de los dirigentes argelinos.
De tal modo que, temiendo un levantamiento de Kabilia, que, dicho sea de paso no sería ni mucho menos como el del Rif muy marroquí la prensa argelina comienza a “suavizar” su postura y sus análisis en una prensa adicta al poder y sumisa a sus exigencias.
En los campamentos de Tindouf se reza por marruecos, su quietud, su progreso y so estabilidad.
Contra los sentimientos nacionales ni Argelia ni el Polisario ni nadie puede hacer nada… absolutamente nada.
Show More

Related Articles

Close
Close