Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos de Tinduf: ¡De reojo!

Crimen sin castigo

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Foro Forsatin

Indignación y extrema crispación en los campamentos argelinos de Tinduf. Los rehenes de este gulag argelino no pueden aceptar que esbirros de la llamada brigada de reserva dirigida por un argelino, Mohamed Ould Bouhali, asesinara impunemente a jóvenes saharauis de pura cepa sin que la cúpula del Polisario prestara la más mínima atención.

El joven saharaui, fallecido ayer en misteriosas circunstancias, nació en 2001 y trabaja con un grupo de adolescentes en las formaciones pertenecientes al argelino Ould al-Buhali. El incidente de la muerte no es el primero en el entorno de las muy poco claras milicias llamadas brigadas de reserva, cuya misión principal es identificar y eliminar a los que no expresaran una perfecta identidad de puntos de vista con las tesis separatistas del Polisario, bajo vista argelina.

Desde hace días, ante la indiferencia de los dirigentes del Polisario Ould Bouhali y sus mercenarios ejecutan misteriosamente a jóvenes, algunos de los cuales pertenecían a sus brigadas.

La irritación provocada por estas asombrosas ejecuciones augura con una respuesta general y generalizada. La gente se pregunta por las razones y por la ciega servidumbre de los responsables del Polisario que, esta vez, ni siquiera se ha atrevido a inventar pretextos y tejer argumentos.

¡Vergüenza a los que viven bajo las botas de los militares argelinos!

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page