Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos de Tinduf Dios nos creó libres y Argelia y su Polisario nos han esclavizado

Hasta cuàndo?

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Medio siglo. 50 años. Dos generaciones y los mismos rostros y aves de rapiña, como si el Sahara que explotan es un patrocinio familiar o tribal… una sociedad anónima. La gente se pregunta y vuelve a preguntarse ¿Hasta cuándo?

Condenados a sobrevivir por la limosna internacional y las migajas, cada vez menos, de los que creían poder sacar algo de la hegemonía argelina sobre el sur marroquí.

Desde el difunto Houari Boumedian, todos los presidentes nos prometen lo que no pudieron/pueden dar: espejismos… Y nosotros aquí, en este gulag argelino de Tinduf, unos enriqueciendo vergonzosamente y otros padeciendo ilegalmente. ¿Hasta cuándo, porqué y cómo?

Dios nos creó libres y Argelia y su Polisario nos han esclavizado. Vivimos como todos los seres humanos lo que Dios nos Reserva… solo que otros son libres, y nosotros bajo el yugo argelino-polisarista. 50 años y nos prometen vivir mil años. La desfachatez en estos tristes campamentos no tiene límites.

Referéndum por referéndum que se celebre un referéndum en estos campamentos. Quién desea la libertad en Marruecos y quién prefiere la opresión con Argelia y su Polisario.

Antes que se atrevan a permitir un censo internacional bajo auspicios de la ONU.

Esta es la obsesión del Polisario y de su mentor argelino: la verdad mortal.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page