Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos de Tinduf/Discurso real del Trono: El tempestuoso debate

La otra realidad

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Decir muchas tonterías puede causar una deformación facial o cerebral. Viene a colación por la serie de chorradas a la que el deformado jefe militar de la milicia del Polisario, el llamado Mohamed Eluali Akeik se decida desde hace días y que hasta en los campamentos producen estupor e indignación.

Anoche, por ejemplo, al término del discurso real del Trono, un conflictivo debate ha seguido en el que no faltaban llamamientos a la precaución “porque el rey Mohamed VI sabe lo que dice y nunca ha exagerado”. Alusión a que en Argelia los changrihas no so, eternos y que tarde o temprano entre Argelia y Marruecos prevalecerá el sentido común y la lógica de sensatez.

En la dirección del Polisario no son pocos los que saben que el viejo general argelino no lo hace por el Polisario ni por ninguna solidaridad sino por ajuste de viejas cuentas en Nador.

Entre los más “lucidos” se ha deslucido las “erróneas valoraciones”, expresado la inquietud de que la inauguración del mayor yacimiento de hierro en Tinduf no es idea de hoy y que fue justamente la razón de la fallida tentativa de Al Guergarat. Es decir que Argelia necesita su localidad de Tinduf. De tal modo que el hoy puede no parecer en nada a mañana. Y que disipando las ideas y sueños borrascosos puede constituir un medio de pasar al otro lado de la realidad.

Entre otros temas de Khalil R’Guibi en infomarruecos.ma

  • Campamentos argelinos de Tinduf: Lógica de insensatez

  • Argelia/Marruecos: ¿De qué tema el Polisario?

  • Argelia y su teoría complotista Ya nadie lo cree…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page