Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos de Tinduf ¿Dónde está el “presidente”?

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

En una crónica anterior nos preguntábamos quién manda en el Polisario. El reciente ridículo de Guergarat ha venido a acrecentar las dudas.

En efecto, uno de los próximos colaboradores de Brahim Ghali afirmaba ayer que “a juzgar por su valoración parece que el ‘presidente’ no tiene ni zorra idea de lo que pasa”.

Mandan por procuración o sin ella. Ahora se echan la culpa. Hasta el mentor argelino que, al comienzo, esperaba una operación de relaciones públicas, se “ha lavado las manos” después de la bronca de Naciones Unidas.”

Sin alas ni aliento, el mentor parece optar por aquello de que “si hay éxito soy yo si hay fracaso sois vosotros”.

Ante el curso de los acontecimientos desde hace años, ellos, porque no hay más que fracasos, reveses y contratiempos.

Sin aparentarlo, los eternos” aliados de la guerra fría toman distancia. El fracaso es huérfano. El Polisario no acierta ni una.

Le quedan sus tráficos, sus malversaciones de la ayuda humanitaria y las comisiones sobre los niños enviados a España para su evangelización.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer