Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos de Tinduf: ¿Dónde están?

"Agentes" en quiebra

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

Me cuenta un “próximo” a la secretaria general en Rabuni que la “actividad” de los “agentes” en el Sahara marroquí ha disminuido “de manera alarmante” debido a los cortes por las autoridades argelinas de los impuestos consagrados a este tipo de agitación y delincuencia.

Mi interlocutor me afirmó que los “proveedores de fondos” argelinos estiman insignificante los “servicios” de estos elementos habida cuenta, por un lado, de la constante vigilancia de las autoridades securitarias marroquíes, especialmente la DGST y de la ausencia de lo prometido para los que son detenidos como los de Gdim Izik.

Muchos de estos agentes se han incorporado a la vida normal en sus respetivas ciudades, especialmente el Layun al darse la perfecta cuenta de que “esto va de mal a peor” y que no pueden seguir eternamente un espejismo.

Otros “negocian” su rehabilitación y el Polisario ni puede seguir pagando a quien se va ni tiene los medios de hacerlo sin la generosidad del mentor argelino.

Resumidas cuentas: menos vende patrias, menos información, menos agitación y menos ejecución de los proyectos desestabilizadores argelino-polisaristas.

“Os pagamos para desestabilizar a Marruecos no a sonar con país propio”. Frase ilustrativa de las miras expansionistas argelinas que lo resume todo.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page