Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos de Tinduf Fuga hacia adelante

En estos  tristes campamentos la brújula está averiada

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

En estos tristes campamentos, desde el ultimo “congreso” ninguna pregunta encuentra respuesta y ningún problema tiene solución. Un “presidente” impuesto, juna cúpula minuciosamente seleccionada en Argel y borrón y cuenta vieja.

La gente comenta que algunos “responsables” no tienen la menor idea de lo que pasa en estos tristes campamentos. Responden con si y se eclipsan cuando se les compromete con delicadas preguntas.

A Ghali nadie sabe ni donde está, ni lo que hace ni lo que estaría pensando, aunque nadie ignora aquí que el hombre no piensa, dejando a los argelinos hacerlos en su lugar.

Vivimos a trancas y barrancas. Nueva gente, antiguas malversaciones de la ayuda humanitaria internacional. Hablan de crisis porque los proveedores de fondos están, ellos mismos, en aprietos.

Sin territorio, sin medios, sin ideales, sin causa y con mucha mentira no se puede ir muy lejos.

En estos tristes campamentos, los que contestan son “traidores”, los que piensan, “perturbadores”, los que proponen “subversivos”.

En estos  tristes campamentos la brújula está averiada.

Show More

Related Articles

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Close
Close